Francisco rompe marca, pero Licey pierde ante las Águilas

La derrota de las Estrellas mantiene a los Tigres a medio partido del cuarto lugar

El día de Juan Francisco, no pudo ser el de los Tigres del Licey. Francisco pegó su jonrón 62 de por vida para establecer una nueva marca en el béisbol profesional dominicano, pero los Tigres cayeron con pizarra de 11-8 ante las Águilas Cibaeñas en el partido celebrado ayer en el estadio Quisqueya Juan Marichal.

La derrota fue la octava en 10 partidos ante los aguiluchos y mantuvo a los Tigres a medio partido del cuarto lugar clasifcatorio que ocupan las Estrellas Orientales que cayeron en la jornada dominical ante los Gigantes del Cibao.

El partido, accidentado en su desarrollo por diferentes motivos, vio a sus protagonistas combinarse para 19 carreras y 30 imparables durante las 4 horas y 35 minutos que abarcó.

La ofensiva
Cuatro aguiluchos tuvieron al menos tres hits: Zoilo Almonte con doble y dos sencillos remolcó 4 vueltas, Kennys Vargas dio jonrón y otros dos hits con tres anotadas, Edwin Espinal (dos anotadas, una empujada) y Ronny Rodríguez (una anotada) dieron tres imparables cada uno.

Por los Tigres, Francisco remolcó tres y anotó una con su cuadrangular histórico en el quinto inning ante el abridor de las Águilas, Roenis Elias.

Emilio Bonifacio pegó doble y sencillo. Erick Aybar, Yamaico Navarro, Donovan Solano y Sergio Alcántara ligaron un par de imparables cada uno.

El pitcheo 
Seis pitchers utilizaron los ganadores. Wandy Rodríguez (1-0) fue el ganador y Josh Judy logró su séptimo salvamento de la temporada.  Pedro Echemendía (0-1) debutó con mal pie como abridor por el Licey y cargó con la derrota. Siete relevistas terminaron el partido por los azules.

Incidentes 
El encuentro fue afectado por cinco pelotazos, cuatro a jugadores de las Águilas. En la sexta entrada, el chief umpire Félix Tejeda expulsó al lanzador de las Águilas Samuel Deduno por protestar el conteo de bolas y strikes.

Ramón Ferrer, el auxiliar de la primera base, expulsó al dirigente del Licey, Luis Urueta, en el cuarto eposidio cuando el desafío fue detenido por 26 minutos debido a problemas con la energía eléctrica en una de las torres.